Receta de paella de pollo y chorizo

Receta de paella valenciana

Esta fácil receta de paella de marisco con chorizo es perfecta para alimentar a una familia numerosa. Una sabrosa base de paella con verduras, arroz crujiente (gracias a la sartén de hierro fundido) y capas de gambas, almejas y mejillones por encima. Esta receta de paella de gambas, almejas, mejillones y chorizo es una fiesta de sabor en una sartén.

La paella se originó en la costa este de España, en Valencia. La paella tradicional se hace al fuego en una gran sartén plana. Suele llevar marisco. La paella tradicional no lleva chorizo, pero éste aporta mucho sabor al plato. Si aún no la has visto o hecho, mi paella de pollo y chorizo es una de mis recetas más populares en el sitio para aquellos que no pueden comer marisco.

Cuando compres almejas o mejillones, asegúrate de que estén cerrados. Si están abiertos antes de ser cocinados, significa que ya han muerto y hay que desecharlos. También puede olerlas, no deben oler a pescado. Una almeja o un mejillón en mal estado pueden arruinar el plato. Frótalas suavemente con un cepillo para eliminar la arenilla de las conchas bajo el chorro de agua fría.

Receta de paella de marisco

Valencia, la tercera ciudad más grande de España, es conocida por su Ciudad de las Artes y las Ciencias, una colección de singulares edificios blancos diseñada por Santiago Calatrava, pero su historia se remonta siglos atrás. En el centro de la ciudad, los estilos van del gótico al Art Nouveau, poniendo de relieve la condición de Valencia como centro de cultura y comercio desde hace mucho tiempo. También es la cuna de la paella, nombre genérico de más de doscientos tipos de platos de arroz originarios de la región y sus alrededores.

  Receta de paella con mariscos pollo y cerdo

Los árabes introdujeron el arroz en la región valenciana hace más de mil doscientos años, y la paella, que significa “sartén” en valenciano, se originó como un plato que comían los jornaleros. Se trataba de un almuerzo cocinado al fuego de leña, que a menudo se comía directamente de la sartén, y que solía incluir arroz, tomates, cebollas, caracoles y conejo o pato. El plato ha perdurado como una de las comidas dominicales favoritas de los valencianos y de toda España.

Danny Lledó, valenciano de nacimiento, comparte la cocina valenciana con los comensales de su restaurante Xiquet, galardonado con una estrella Michelin, en Washington D.C. Aunque la catedral de Valencia afirma albergar el cáliz del que bebió Jesús en la Última Cena, también conocido como el Santo Grial, el chef Lledó ha conseguido lo que coloquialmente se considera el “santo grial” de los de su especialidad, y es el cocinero de paella más premiado de Estados Unidos. ¿Quién mejor para compartir sus ideas sobre cómo cocinar la paella perfecta?

Receta de paella de pollo

Cocinar paella es una experiencia divertida e interactiva. Siempre puedes modificar los ingredientes para que tu paella sea más de temporada y, como se cocina toda en un solo recipiente, ¡la paella es la comida original de una sola olla!

Para preparar el sofrito: Calienta el aceite en una paellera o sartén mediana a fuego medio-alto. Añadir las cebollas, removiendo con frecuencia hasta que estén tiernas y ligeramente caramelizadas, de 5 a 8 minutos. Añadir el pimiento rojo y el ajo y cocinar de 2 a 3 minutos. Añada los tomates, el pimentón, la sal y el laurel. Bajar el fuego a medio y remover con frecuencia hasta que la salsa esté espesa y adquiera un color rojo ladrillo intenso, unos 10 minutos.

  Paella venezolana de pollo receta

Para preparar la paella: Apartar el sofrito a un lado de la sartén y añadir aceite. Cuando el aceite esté brillante, añadir el pollo a la sartén y saltear hasta que se dore, unos 5 minutos. Haz otro hueco en el centro de la paellera; añade las especias y tuéstalas durante 30 segundos. Añada el chorizo y remueva para mezclarlo con el sofrito, el pollo y las especias. Vierte 3 tazas de caldo caliente en la paellera e incorpora el arroz y la sal, agitando la paellera para distribuir uniformemente los granos de arroz. Subir el fuego a medio-alto y dejar hervir de 5 a 7 minutos, o hasta que el arroz empiece a romper la superficie del caldo. Bajar el fuego a medio-bajo, tapar y cocer a fuego lento, sin remover, durante 10 minutos. Durante el proceso, si el arroz parece seco y poco hecho, añada más caldo de pollo.

Paella fácil de pollo y chorizo

La paella de pollo y chorizo no es realmente una paella tradicional española (normalmente son de marisco) y creo que probablemente sólo existe en los menús de los restaurantes para complacernos a los turistas, pero me alegro de ello porque es un plato muy sabroso lleno de los sabores ahumados de España. Es fácil de hacer, tiene un aspecto impresionante y es un plato perfecto para compartir con amigos o familiares: ¡sírvelo en la mesa, sírvelo y disfruta!

  Receta paella de mariscos y pollo

Calentar 2 cucharadas de aceite en una paellera o sartén ancha y honda a fuego medio-alto. Freír el pollo durante 6-8 minutos hasta que esté dorado pero no hecho. Retirar de la sartén con una espumadera. Añadir el aceite restante a la sartén y bajar el fuego a medio. Añadir la cebolla, la guindilla y el pimiento. Cocinar suavemente durante 6-8 minutos hasta que se ablande. Añadir el ajo y el chorizo y cocinar unos minutos hasta que el chorizo suelte su aceite vibrante.

Añada el pimentón y vuelva a poner el pollo en la sartén, removiendo para que se impregne bien de las especias. Añada los tomates y cocine durante otro minuto antes de verter el vino y dejar que burbujee durante un minuto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad